A continuación os comparto una colaboración que he realizado con la revista Eres de Castro proponiendo tres sencillas prácticas de Mindfulness para cuando vamos de senderismo en familia:

 

«Practica senderismo con tus hijos mientras disfrutas Mindfulness»

Caminar por la naturaleza tiene una relación directa con la salud física y con la salud mental. Si además lo hacemos con consciencia o atención plena (mindfulness) estos beneficios se multiplican, mejorando nuestro equilibrio y bienestar de manera importante.

A continuación, algunas propuestas de mindfulness divertidas pensadas para que todos los miembros de la familia puedan disfrutar en las salidas a la naturaleza:

«De safari»

Durante un rato, el objetivo será poner atención y escuchar la mayor cantidad de sonidos de animales posibles. El canto de los pájaros, el sonido de algunos insectos, el ruido de algún animal al caminar…

«Una respiración diferente»

Esta actividad se puede hacer al caminar o al hacer un descanso. Consiste en imaginar que con cada inhalación se introduce un aire que limpia el organismo y proporciona frescura, paz y tranquilidad. Y que con cada exhalación se expulsan las preocupaciones, los pensamientos que entristecen, los enfados, etc.

«Explorar y descubrir»

Este ejercicio consiste en aprender a prestar atención al entorno, apreciándolo como si fuera la primera vez que se ve y se disfruta. Consiste en desarrollar una “mirada de descubrimiento” u “ojos de principiante” con respecto a lo que nos rodea: los sonidos, las formas de la naturaleza, los árboles, el tacto de la tierra, aquello que olemos o saboreamos, el contacto de los pies con el suelo, el movimiento del cuerpo al caminar, el aire en la cara…

Mientras se camina, cada uno irá comunicando al resto sus descubrimientos, compartiendo la experiencia y ampliando la mirada.

Practica senderismo con tus hijos mientras disfrutas «Mindfulness»

 

COMPARTIR: